1570 | 1575 | 1647 | 1657 | 1730 | 1751 | 1822 | 1822 | 1835 | 1868 | 1877 | 1906 | 1922 | 1928 | 1939 | B | 1958 | 1960 | 1960 | B | C | 1965 | 1971 | 1985
2005 | 2007 | 2010 | 2014 | 2015
Agradecemos a las fuentes consultadas
19 noviembre 1822
Terremoto SANTIAGO

Pasadas las diez de la noche, la fuerza de la tierra se abatió sobre Chile entre Illapel y Chiloé. Ya dos semanas antes un fuerte sismo había alertado a la población de Copiapó. Pero esta vez fue más intenso, cobrando no menos de doscientas víctimas fatales y otros tantos heridos. Duró tres minutos y medio, pero registró una 170 réplicas menores en los días subsiguientes.
HECHOS RELEVANTES MARCADOS POR EL CRONISTA
1º - Tiene relación con el supuesto avistamiento de un enorme meteorito que habría cruzado los cielos de Valparaíso y Quillota desde la cordillera al mar la madrugada del día veinte, presenciado por numerosos testigos que pernoctaban a la intemperie atemorizados.
2º - Es la afortunada escapada del Director Supremo don Bernardo O'Higgins de morir aplastado por los escombros del Palacio de Gobierno de Valparaíso, donde se encontraba esa noche, siendo sacado a rastras por el ayuda de campo al momento en que todo el edificio se derrumbaba.
3º - Es la ocurrencia de una marejada que destruyó la bahía de Quintero, inhabilitándolo como puerto por largo tiempo.
Por último, y debido a las numerosas manifestaciones de fe observadas en muchos devotos, quienes llegaban a practicar las más sangrientas penitencias imaginadas, se inició un prolongado debate a través de la prensa de la época entre fray Camilo Henríquez, y el cura dominico fray Tadeo Silva. El primero, citando bases científicas que mencionaban a los "sospechosos" racionalistas Voltaire, Rousseau y Montesquieu, reprobó moderadamente la actitud de tales creyentes apelando al origen natural de fenómeno, para el cual consideraba innecesario brindar tan repugnante espectáculo. El dominico consideró los planteamientos de Henríquez impíos y blasfemos, poniendo incluso en duda las creencias religiosas del adelantado fray Camilo. Intelectuales, autoridades y otros representantes de la sociedad santiaguina se involucraron también en el debate, que se prolongó por varios meses.
FUENTE: Colaboración

19 de noviembre de 1822 - SANTIAGO/VALPARAISO
Ya terminado el período colonial, siendo Bernardo O'Higgins Director Supremo, el 19 de noviembre de 1822, a las diez y media de la noche se sintió un fuerte temblor en Valparaíso seguido de un ruido aterrador. Inmediatamente después, un violentísimo remezón, en pocos segundos, redujo a escombros todas las iglesias del puerto.
La torre de la iglesia de la Merced, situada en el Almendral, se derrumbó sobre su base, quedando intacta como puente apoyada en el otro extremo en los escombros de los edificios.
Valparaíso era entonces la más pujante de las ciudades chilenas. El desarrollo de su comercio y su progreso había sido tan rápido que, de 5.500 habitantes que tenía en 1810, llegaban a 16.000 en 1822.
O'Higgins, que estaba en el puerto, cayó en la puerta del palacio de gobierno; pero alcanzó a ser arrastrado por su ayudante, en el momento que el dificio se desplomaba.
Lord Cochrane, que estaba a bordo de la O'Higgins, bajó a tierra para llevarse al Director Supremo, pero éste decidió quedarse en tierra para mentener el orden y dirigir el salvamento.
Curiosamente, a pesar de la ruina de los edificios, el número el muertos fue reducido. De entre los escombros se extrajeron 66 cadáveres de adultos y 12 de menores. Los heridos llegaron a 110.
El terremoto tuvo además sus efectos políticos. Algunos religiosos que predicaban en las calles, ante los aterrorizados habitantes, atribuían el terremoto a castigo del cielo por los pecados del pueblo y todo el mundo entendía que el castigo les venía por la impiedad del Director Supremo y por la protección que se dispensaba a los extranjeros herejes. La medida dictada por O'Higgins para hacer cesar las procesiones de penitentes que aumentaban el terror de la población, tuvo la virtud de convertir en certeza la creencia de su herejía y acrecentó el deseo de derribarlo para evitar un nuevo castigo del cielo.
FUENTE CONSULTADA: Prensa y Diccionario Histórico de Chile
de los autores Srs. Fuentes, Cortes y Castillo, publicado por Las Ultimas Noticias de Santiago